¿Por qué tantas mujeres guapas se hacen escorts?

¿Por qué tantas mujeres guapas se hacen escorts?

Seguro que te has preguntado en más de una ocasión por qué hay tantas mujeres especialmente atractivas que deciden hacerse escorts. Por qué ser una más de las putas de lujo de Barcelona, o de Madrid, o de Sevilla, o cualquier otra ciudad.

Creo que la respuesta es simple, pero a menudo se pasa por alto. El mundo de hoy está dominado por la apariencia exterior.

Como mujer, la sociedad me dice: “Está bien ser tu yo verdadero, siempre y cuando seas lo que te decimos que seas”.

Entonces, si quieres ser guapa, tienes que comprar esto, cambiar, adelgazar, llevar tacones, ser socialmente agradable y aceptable y, si tienes suerte, te dirán si sigues siendo atractiva con el paso del tiempo.

En primer lugar, las que comienzan a trabajar como acompañantes son mujeres normales. Sus razones para elegir el trabajo sexual son propias. Su belleza no es parte del proceso de decisión. Por lo tanto, la respuesta al por qué y lo bello se realiza cuando exploramos las reglas que la sociedad intenta poner en nuestra percepción de la belleza.

Así que nos comparamos activamente y buscamos fallos entre nosotras. ¿Con qué frecuencia nos felicitamos o hablamos con desaprobación sobre la apariencia de otra persona?

La sociedad crea una idea inalcanzable de la belleza a través del refuerzo negativo. Sin embargo, se vende como si fuera beneficioso. “Por supuesto que obtendrás una novia / novio si cambias, o comprando / haciendo esto”.

La razón por la que ves tantas mujeres hermosas en la industria del sexo es porque la sociedad nos dice que esperemos belleza. Comparamos quién es la mujer más bella.

En realidad, estas mujeres son las mismas mujeres que se encuentran vestidas en clubes nocturnos, paseando por la calle, leyendo un libro en la biblioteca o sentadas en un autobús. Hay una diferencia cero en la belleza de las que están en la industria del sexo y de las que no.

El mismo concepto también existe en la idea de mujeres “castas” e “impuras”. La gente ve lo que decide ver. Son gustos individuales pero también está relacionado con cómo se asigna valor a las reglas sociales. Sin embargo, la parte atractiva, que siempre estuvo ahí, es justo lo que el espectador desea ver.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *